Opinión sobre el programa de la Televisión Cubana "Con Filo"

Presentador de ConFilo

Foto tomada de cuballama.com

Michel Corona, presentador de ConFilo

El programa "Con Filo" es indiscutiblemente el intento desesperado por parte del gobierno de salirle al paso a las justas protestas del pueblo cubano. Dicho programa comenzó a salir al aire luego de los sucesos del 11 de julio del 2021 y dos veces por semana tergiversan toda la información sobre la realidad que se vive a conveniencia de los segurosos, policías y hasta del presidente. Particularmente lo veo de vez en cuando y siempre me quedo maravillada con el poder de manipulación que posee el conductor.

Ese "compañero" en su papel de "periodista" plantea una sarta de tonterías con su cara muy lúcida que cuesta creer que existan personas tan descaradas. Es entendible que ese sea su trabajo y debe hacerlo lo mejor posible si quiere ganarse el pan nuestro de cada día; pero estoy segura que es lo que siente y piensa, de otra manera no se prestara para exponerse frente una cámara que lo verá todo el país y más allá, dando la cara defendiendo algo en lo que no creyera.

Estuve averiguando en las redes y es abogado, tiene 27 años y al pobre ya le tienen el cerebro comido. Es todo un baluarte en la defensa de los "principios revolucionarios". Es por ello que ha recibido amenazas de muerte desde el exterior, similar a otros periodistas que de igual forma siguen la misma línea de pensamientos. Deberían cuidarse de todos los que somos pagados por el Imperio (nótese la ironía).

Lo más gracioso del programa es que te ponen imágenes de los sucesos y cuentan la historia a su manera. Vaya, que se defiende al gobierno como "gato bocarriba" y esto también se comprende, porque dicho programa responde a los intereses del estado. Pero no se entiende que acusen a todos los cubanos que protestan con ser agentes de la CIA y pagados por el imperialismo; ya eso me causa risa, ya ahí pierden toda la credibilidad y en mi opinión no pasa de ser un programa humorístico que dan antes de la novela.

La mayoría de las veces que lo he visto termino con una sonrisa de oreja a oreja, unas pocas indignada por el adoctrinamiento ideológico que a simple vista se puede observar sin haber ido a la universidad, solamente poniendo el cerebro a funcionar y me pregunto: ¿en serio esta gente cree que los cubanos nos tragamos ese paquete?

Oye que la guayaba se come pero la mata no: ¡¡¡compadre hasta las cuantas!!!