Desordenamiento monetario

Monedas cubanas

Foto tomada de americateve.com

No hay que ser un universitario graduado en Economía para percatarse que el llamado "reordenamiento monetario" no es más que el invento desesperado de un régimen en decadencia y no me refiero a que este gobierno sea el primero en hacer uno, no, ya muchos otros anteriormente lo han hecho, me refiero al invento de hacerlo en el momento tan difícil que escogieron, hay que ser muy mal nacido para ver a tu pueblo muriendo por una pandemia y encima ponerle patas arriba la economía de la noche a la mañana.


Para valorar la evolución de la economía cubana es como ver de lejos una montaña rusa, ¡imagínate si te montas! No te voy a hablar desde el descubrimiento de América a la fecha porque sería escribir un libro, ya los eruditos se encargarán de eso; pero para que tengas una idea vaya de lo que pasa por acá aquí te explico, a mi manera, aclaro esto, lo que creo sucede en mi país.


Desde siempre los políticos que han estado en el gobierno se han embolsillado gran parte de jugosas ganancias obtenidas por diferentes vías, dígase juegos, drogas, sobornos, etc, eso no cambió en nada con la llegada del "socialismo" al poder en el '59, lo único que cambió fue la forma de hacer negocios, pasó a llamarse "ayuda solidaria", por ejemplo: tú me ayudas con petróleo, yo te ayudo con médicos, creo que no tengo que ejemplificar más... ¿verdad?


La otra cuestión a resolver es la de los billetes, todos sabemos que el peso cubano sólo sirve dentro del país, no tiene ningún respaldo legal en ninguna parte y eso es una tremenda jodedera para aquellas personas que deseen tener sus ahorros en una moneda dura, por tanto no hay una mejor opción que crear una súper inflación monetaria y entre tanta locura nadie se dará cuenta que se van a paraísos fiscales miles y miles de dólares, euros y cuanto aparezca.


Ya te hablé de lo que pienso sobre la evolución de la economía, más resumido en la siguiente frase y no es mía, hace mucho tiempo está escrita por ahí: "los pobres se harán más pobres y los ricos cada vez más ricos".


Para tocar otro tema te hablaré sobre el impacto que ha tenido la "tarea ordenamiento" en la vida del cubano, aquí sí hay tela por dónde cortar. Empezaré por la primera impresión: alegría total, nosotros pobres ilusos creyendo que iban a subir los sueldos y los precios quedarían iguales pues ya hacíamos planes de todos los colores y con fechas señaladas... por favor no me hagan pensar que fui la única que lo creyó, moriría de la risa.


Segunda impresión: indignación, impotencia, disgusto al ver abrirse paso a chorros las tiendas en MLC e ir desapareciendo en la misma proporción las tiendas en cup y el salario ser cobrado en esta última moneda, o sea en papel sanitario.


Tercera impresión: ¿resignación, tristeza, obediencia?, no me parece, muchas son las protestas que se han realizado y las que faltan por hacerse para lograr acabar con la desvergüenza, muchos cubanos están callados y no se han pronunciado por diferentes causas; pero confío lo harán cuando el momento sea propicio.


Puedo seguir enumerando impresiones, pero no vale la pena en estos momentos. Hoy por hoy todos sabemos cómo funciona la cosa: inventar el diario pa' poner el plato de comida a la mesa, remendar los zapatos y la ropa pa' que aguanten un poco más coño y hacer de "tripas corazón" pa' que los peques no añoren unas galleticas ya que delante del fongón haces malabares y un día un flan, otro un batido y al siguiente una natilla ellos olvidan que esas cosas existen.


Esa es la parte delicada de esta "tarea ordenamiento", la niñez. A los grandes dirigentes de mi país (nótese la ironía por favor) se les ha pasado por alto los niños y adolescentes que en su familia nadie recibe un solito dólar, esas miradas expectantes cuando quieren algo y esas madres explicando cada una a su manera la situación existente. Es del carajo explicar con palabras adecuadas la opresión en el pecho y las ideas recurrentes que se le pasan por la cabeza a cualquiera. 


La Patria necesita un cambio y podemos lograrlo si trabajamos juntos por el ideal que se quiere conseguir: la absoluta libertad de Cuba, la plena democracia y el respeto a los derechos humanos.